Comuníquese al: +56 9 95484900
Las reuniones son tóxicas
Las reuniones son tóxicas

meetings are toxic

Las reuniones son tóxicas (“Meetings are toxic”). Este es un capítulo en el libro “ReWork” de Jason Fried y David Heinemeier Hansson. Y es bueno e importante. Las reuniones son una pérdida de tiempo. He trabajado en la universidad, yo sé de qué hablo.

Los chilenos son grandes fans de las reuniones. “¿Podemos reunirnos?” La pregunta que ahora me dejaescéptico. “¿De qué quieres hablar?”, pregunto. La respuesta es vaga. “¿De verdad nos tenemos que reunir para eso? ¿Por qué no me escribes un correo electrónico con tus ideas y trabajaré en eso?” No, el otro prefiere una reunión.

He aprendido a evitar las reuniones porque son una pérdida de tiempo. Un cliente me preguntó recientemente por una reunión para hablar por 387ª vez sobre cambios en su sitio web. Está en su derecho de pedir cambios. Pero ¿necesitamos una reunión para esto? No.

[La verdad es que se trata obviamente de un cliente de un amigo de un amigo. Nuestros clientes no son así.]

“¿Por qué no me escribes un mail con tus ideas?” No, él dice, no lo quiere. Escribir tantos mails, eso sería un “desgaste”. Yo creo que las reuniones son un desgaste. Tengo que ir a su oficina. Pierdo cuarenta minutos. No apaga su celular en las reuniones y habla quince minutos por teléfono. Habla de muchas cosas antes de llegar al grano. Media hora más que perdemos los dos. Cuando regreso a mi oficina necesito mínimo veinte minutos para concentrarme de nuevo en mi trabajo. No contando el tiempo productivo de la reunión, gasté ciento-cinco minutos. Eso es un desgaste. Pero como se trata de un cliente, le sugiero como un compromiso una reunión a través de Skype. Siempre se puede cortar la conexión y decir: “No sé lo que está pasando”.

Este cliente es un buen ejemplo de un fanático de las reuniones. No quiere enviar correos electrónicos porque no quiere pensar en lo que realmente necesita. En consecuencia, la reunión es larga y aburrida, ya que no se quiere preparar. Trato de enfrentar este problema mientras le pido que prepare la reunión.

Sin preparación, (“Envíame un correo electrónico con tus ideas antes de la reunión”.) no habrá reunión.Parece que las reuniones tienen la función aquí en Chile lo que en Alemania tiene la visita al médico. La gente simplemente está buscando una oportunidad de charlar un poco. Pero yo no quiero hablar, quiero trabajar. Si quiero charlar, me quedo con alguien para tomar un café o una cerveza. A los chilenos les gusta mezclar. Esto se aplica no sólo para las reuniones, pero particularmente en las áreas de negocio y de la familia / amigos. Pero eso es otro tema.
Jason Fried y David Heinemeier Hansson disuaden fuertemente de las reuniones. Y si no se puede evitar, proponen las siguientes reglas:

  • Pon un despertador. Cuando suene, la reunión termina. Punto.
  • Invita al menor número de personas posible.
  • Aclara de antemano el tema.
  • Comienza con un problema específico.
  • Deja que la reunión tenga lugar en el lugar del problema, no en alguna oficina o sala de reuniones. Habla de problemas reales y propone soluciones reales.
  • Termina la reunión con una solución y con un responsable para llevarlo a la práctica.
Lo reportaré si logro alguna una vez tener una reunión así, aquí en Chile. (Probablemente me van a expulsar del país después…)


Leave a Reply



Newsletter InWorld Media
* = campo obligatorio

powered by MailChimp!
© 2018 InWorldMedia

Home